CHACO SALTEÑO, CAZA Y PESCA INTENSA EN EL RIO PILCOMAYO

Compartí tus fotos y salidas de caza mayor
Responder
BTOAGUIRRE
Mensajes: 919
Registrado: Jue May 09, 2013 9:13 pm
Ubicación: Embarcacion/Salta Capital

CHACO SALTEÑO, CAZA Y PESCA INTENSA EN EL RIO PILCOMAYO

Mensaje por BTOAGUIRRE » Lun Jul 29, 2013 2:36 pm

Este post ya la publique en otra sección , lo hago ahora acá para poner al lector en contexto con una caza que relatare e hice al Rio Pilcomayo. El rio Pilcomayo se encuentra ubicado al norte de salta, es el limite natural de Argentina y Paraguay. Nosotros vamos al Pilcomayo por la ruta 81 hasta el pueblo de los blancos y desde allí por los caminos petroleros que llegan hasta el rio, claro que hay que conocerlos sino es muy difícil. La zona es de un clima subtropical con arboles enormes y añejos (hay muchas zonas intactas) y un calor insoportable, pertenece a lo que se denomina chaco formoseño. Vamos siempre hasta el chorro, que es un pueblo perdido en el chaco formoseño muy cerca ya del Pilcomayo, es un pueblito de no más de 3000 hab. , la mayoría son criollos, aunque esta rodeado por misiones aborígenes. Una particularidad de este lugar es que la electricidad y el agua es suministrada sin cargo por las empresas petroleras que explotan la zona, tal es así que el pueblo esta cercado de pozos petroleros y tubería de transporte de crudo. Los aborígenes que habitan esta zona son los matacos y tobas (estos últimos fueron los mas belicosos del norte argentino), viven exclusivamente de la caza y la pesca, esta ultima la realizan con tanza en la mano ,con fija (como los wichis en embarcación) y tienen otra forma que es con una red tijera (así la llaman) esta consta de dos palos cortos paralelos y tejido en ellos una red chica, quedando como una bolsa (la fibra es de chaguar), con esta se meten al rio y al observar el pescado en movimiento se zambullen y los embolsan con su red tijera, de esta forma sacan sábalos , bagres y algún dorado. Estos aborígenes tienen idiosincrasia distintas de los wichis, (de embarcación)son muy orgullos y sobre todo de carácter. Tengo una anécdota que los pinta, resulta que en el chorro hay un joven aborigen que caza corzuelas para vender se llama Chamale, lo voy a ver (junto con Juan Carlos Claveria de embarcación) le digo que quiero una corzuela y me dice “gueno pero dame un cartucho del 16”, me fijo y saco varios cartuchos y le doy, me mira y me dice “cuantas corzuela queris” , una le digo, “tonces dame un cartucho” , agarro saco dos cartuchos y le doy, “tonces queris dos corzuelas”, NO le digo quiero una “TONCES DAME UN CARTUCHO”, bueno le doy uno y se va. A las dos horas vuelve a la casa de mi amigo Emilio (en el chorro siempre vamos a su casa) con la corzuela (que rapidez por dios) me pide, coca (de coquear), cinco cartuchos y “vente pesos”. Le doy todo y un billete de cincuenta pesos (le digo déjalo no me des vuelto), me mira y dice “ tonce dame vente y algo mas de coca ” , no le digo con lo cincuenta anda al boliche del pueblo y cómprate la coca a tu gusto, se queda mirando y dice “dame vente y algo mas de coca”, bueno le digo toma los veinte y un poquito de coca y ándate chau. Después volví varias veces a esta zona y ya le traía una caja de cartuchos del 16, pero se la tenia que dar después de que me lleve la corzuela, sino el me decía mirando la caja de cartuchos “cuantas corzuela queri “ una , le decía yo, y el “tonces dame un cartucho”, también en una oportunidad le regalo mi cuchillo de caza, pues había visto que tenia uno roto y mugroso para despanzar y cuerear , esa vez me voy al rio , vuelvo a los días al boliche del pueblo a comprar para regresar a embarcación y allí veo el cuchillo. Pregunto y el bolichero me dice que un aborigen lo cambio por coca y vino, lo compre de nuevo y hasta ahora lo tengo. La verdad no pienso que el indio es un desagradecido el tenia un cuchillo (inútil para mi), que para el cumplía su función y cuando necesito alguna cosa que le faltaba, tenia mi regalo para intercambiar y proveerse y así lo hizo, siempre pensamos que sabemos muchas cosas, pero ellos en su ignorancia saben pocas cosas pero cosas útiles y viven con su propia verdad. Fue una lección para mí. El rio Pilcomayo es un rio muy caudaloso , en la época de verano (dic.ene.feb.mar), cuando crece inunda todo a su paso, e incluso llega hasta el pueblo, , pero en la época de invierno baja tanto su caudal que en algunos lugares es una línea de un metro de ancho, saltas al otro lado y estas en Paraguay volves y estas en Argentina. Esto provoca que el pescado casi no se mueva en invierno y se queda en pozones esperando las lluvias para que crezca de nuevo. Los aborígenes aprovechan esto y buscan los pozos (que están llenos de pescado) y con una línea con un anzuelo grande la lanzan y arrastran por el fondo, cuando siente que toco algo, clavan y ramean un surubí, los atan de la cola y los tienen (vivos) días allí, hasta que los cambian a pescadores por coca (de coquear, ya hablare), anzuelos, tanzas, vino y algo de plata. Lo primero que se ve al llegar al rio, son los yacarés, cientos (si cientos), asoleándose, algunos parecen troncos de arboles por su tamaño, como el rio es angosto están allí cerquita mirándote sin ver, no es para tomarlo a la ligera, no hay en su orilla perros o cerdos o cualquier animal, a todos se los comieron. El maestro del chorro nos mando a pescar al bañado de la estrella (no conocíamos) rio abajo, fuimos hablamos con el maestro de la misión aborigen que hay allí y este nos llevo a hablar con el cacique, así nos dejaron pasar a pescar y cazar al bañado (no siempre te dejan). Cuando lo vimos no podíamos creer, es un estallido de flora y fauna (difícil de describir con palabras ) en la entrada del bañado había muchas chalanas (embarcación de madera que utilizan los aborígenes muy inestables pero ellos las usan magistralmente), y cerca pudriéndose al sol, cadáveres de curiyú (pitón de enorme tamaño que los aborígenes cazan por el cuero), las bandadas de patos, oscurecían el cielo (picazos, silbadores, patillos) no exagero amigo (doy fe), cientos de aves volando sobre nosotros, en el bañado se ve también caminando en el agua (tiene medio metro en algunos lugares) garzas y cigüeñas todas, carpinchos, osos hormigueros, corzuelas me moría por entrar con mis escopeta, pero si se daba vuelta la chalana (que se mueve muy feo) chau las armas, tuve que morderme y mirar , algunos animales se movían muy cerca nuestro, impresionante. El bañado tiene canales rodeados de juncos y millones de camalotes, tiene aguas claras, sembrados de arboles abrazados por enredaderas interminables, los aborígenes tienen una brújula en sus ojos, sino te puedo asegurar que no salís mas de allí. Entramos en dos chalanas (c/u con un indio) estuvimos una tarde y sacamos 35 (si treinta y cinco dorados), en realidad los elegimos, (devolvimos un montón al agua) no se cuantos pescamos, pero todos con anzuelo y caña, a pesar de esto terminamos llevando veinte, entre lo que dimos al cacique, maestros, aborígenes. A la noche fuimos a pescar de nuevo sacamos bagres infinidad, elegimos los mejores, (devolvimos los demás al agua )hasta que la chalana no daba mas, cuando prendíamos la linterna se veía los ojos de un millar de yacarés (cerquita), no estas para nada tranquilo , y no veíamos la hora de volver a pesar del pique. Una curiosidad es que los yacarés no tomaron la carnada para los bagres, creo que es porque los aborígenes despanzan el pescado y les tiran las vísceras, por eso ellos están pacientemente esperando y no se acercan mucho. Una cosa que me olvidaba es que el día anterior cuando estábamos pescando uno de los chango le dio ganas de hacer popo, el aborigen le dice que se descalce y con los pies se agarre de las maderas del medio de la chalana , saque el trasero de la embarcación y haga, tuvimos que sentarnos frente de el para que no se de vuelta (chalana), y se movía de una lado al otro (todos muertos de miedo) ,tuvimos que insistir para que nuestro compañero concretara su necesidad, (caga rápido ta que te pari o),Debo decir que en los caminos de entrada y salida al bañado, en los que van al rio Pilcomayo , en los que van al chorro, se ve muchos animales ir y venir, conejos, charatas(como pollo pequeño) , quirquinchos, corzuelas , es tal la riqueza de fauna que hay que se deja librado a la conciencia de cada uno cazar pescar o depredar es un hilo muy fino que solo los años te enseñan a manejar. Debo decir que esa que fue mi primera vez en la zona y hace muchos años ,volví varias veces, por cierto esa vez éramos nueve en dos camionetas aunque los otros muchachos iban a comprar pescado a los aborígenes y yo solo por la ventura de conocer..Para terminar hablare de la coca , la hoja de coca se trae desde Bolivia y Perú, se introducen hojas en la boca formando un bolo, para luego sacar los jugos de la misma con bicarbonato de sodio que también se introduce en mínimas cantidades (la mayoría con el dedo), en embarcación el intendente, el comisario, el dr. Jefe del hospital , todos coquean en todo el norte es así, la coca cuando es de buena calidad enseguida te amortigua la boca, los aborígenes y los criollos, forman un bolo (acullico) que tiene el tamaño de un pelota pequeña en la boca, así andan horas y horas, pues te quita el sueño, el hambre, el cansancio y con eso aprovechan olvidan sus penas y trabajan sin descanso, aunque yo pienso que en los aborígenes en vez de olvidar , es para ayudarles a recordar que una vez fueron amos y señores de estas tierras. Saludos beto aguirre
Leandro C
Usuario
Usuario
Mensajes: 1021
Registrado: Dom Mar 22, 2009 2:16 pm
Ubicación: Belgrano Bs As

Re: CHACO SALTEÑO, CAZA Y PESCA INTENSA EN EL RIO PILCOMAYO

Mensaje por Leandro C » Lun Ago 05, 2013 10:12 pm

Beto como siempre
Sublime!!
Para el milagro estoy en Salta en una de esas nos vemos y te invito al Farito
Abrazo
Responder

Volver a “Relatos y experiencias”