Una fiesta fliar. La carneada del verraco.

Compartí tus fotos y salidas de caza mayor
Responder
Avatar de Usuario
hidalgo reyes
Mensajes: 797
Registrado: Mar Nov 23, 2010 12:17 pm
Ubicación: Santiago del Estero.

Una fiesta fliar. La carneada del verraco.

Mensaje por hidalgo reyes » Mar Feb 07, 2017 10:06 pm

LA CARNEADA del VERRACO( una fiesta fliar).

La carneada, siempre fueron una tarea anual, realizada durante los meses de junio o julio, cuando más frío hacía.
Por dos o tres días o más, se suspendían las labores agrícolas, se buscaban gente para ayudar y degollar (pinchar) los chanchos.
Ahí entraba mi madre con toda su fuerza y sus dotes de “sargento mayor”, ordenando a todo el mundo, incluyendo marido, hijos y ayudantes.
El día anterior era de mucha actividad; se hervían grandes tachos de agua para cocer cebolla para las morcillas.
Una vez cocidas, las ponían en bolsas muy limpias y se colgaban para un escurrido perfecto. Preparaban las vigas donde colgar los siete chanchos; que normalmente carneaban, con un promedio de 200/250 kilos cada uno. En una ocasión carnearon uno de 350 kilos.
¿Qué se utilizaba?
*Cuatro o cinco mesas fuertes, limpias y grandes, cada una con su correspondiente máquina de moler, de cuchillas afiladas y “avisperos” diversos.
*Varios cajones grandes y fuertes para salar jamones.
*Varias bolsas de sal gruesa para lo mismo.
*Varias cañas para colgar embutidos.
*Fuentones de cinc para recibir la sangre para las morcillas.
*Condimentos de toda clase.
*Ristras de tripas saladas, lavadas y puestas en salmuera con abundantes trozos de limón.
*Parrillas listas para los costillares y probar las muestras de embutidos.
*Cuchillos muy afilados y hasta máquinas viejas de afeitar para pelar el chancho y tenaza para sacar las uñas.
*Había que amasar y tener el cajón lleno de pan, como también damajuanas de buen vino.
*Preparar un banco muy fuerte para colocar los chanchos y alambre para atar patas y manos cruzados.
Al día siguiente, muy temprano y luego de suculento desayuno, comenzaba la tarea.
Sacaban los chanchos, que habían sido alimentados durante tres meses a puro maíz, según decían, para cambiarle la carne, de un corral donde habían estado dos o tres días a pura agua, los subían al banco, los ataban y sujetaban unos tres o cuatro hombres, mientras el pequeño, yo, intruso, le sostenía la cola.
El baquiano “matador” le introducía el cuchillo en la garganta, sin llegar al corazón, para lograr un buen sangrado, mientras otra persona o mi madre recogía la sangre con un poco de sal y revolvía sin cesar, para evitar la coagulación. Luego el matador llegaba al corazón del animal y revolvía el cuchillo en la herida, hasta terminar la sangría.
Muerto el animal se desataba y con un balde y un jarro, se ponía agua hirviendo sobre la piel y comenzaba el pelado y afeitado. Las uñas se ponían en agua hirviendo y con la tenaza se sacaban.
Pelos, uñas y bosta, es lo único que se tiraba; todo lo demás era aprovechado.
Los hombres subían al animal con rondana hasta la viga y lo colgaban cabeza abajo y lo abrían de arriba hasta el cogote. Sacaban todo el tripaje, hígado cuidando sacar la hiel y con abundante agua hacía una limpieza excelente, mientras las mujeres limpiaban a fondo todas las tripas y panza. Terminada la tarea de limpieza, usaban unos palitos de ochenta cms. mas o menos, con puntas y abriendo el chancho, lo colocaban entre los costillares a fin de tener un aireado perfecto.
La misma operación se repetía con los siete chanchos, quedando hombres y mujeres agotados por tanto trajín pero alegres. Era un espectáculo ver esas reses colgadas, esperando el frío de la noche.
Ese día no se comía chancho, sólo pucheros espectaculares u otra comida.
Al día siguiente esperaba una dura tarea.
Con la helada, los animales estaban como piedra y había que despostar cuidadosamente, sacando jamones y paletas. Los diferentes cortes, iban a distintas mesas, dependiendo a qué estaba destinado.
Las cabezas se hervían para morcillas, pero algún apurado le incaba diente con sólo sal.
El sargento mayor, mi madre, ordenaba y todos obedecían, hasta mi padre, indicando: esto para morcillas o para chorizos o blanquillos o queso de chancho o para guardar.
Los hombres se prendían a las máquinas de moler y, dale que va, hasta el benjamín ayudaba a dar vueltas.
Mi madre iba preparando las diferentes pastas, condimentándolas a su gusto y preparaba un pequeño paquete, poniéndolo en la parrilla para probar. Aceptado el sabor, se ponían los tubos previo sacar las cuchillas y, a llenar se ha dicho, mientras chirriaba un costillar entero o dos, en la parrilla.
Llenadas las morcillas iban al tacho con agua hirviendo para cocinarlas, tarea que requería mucho cuidado y normalmente hacía mi padre.
Un día o dos de ardua tarea, hasta ver poblado el techo de cañas llenas de embutidos de diferente color.
Hasta sobrasadas mallorquinas colgaban para comer en verano.
Los jamones y algunas paletas descansaban en los cajones, acomodados con sal y prensados. Los quesos una vez hervidos, los prensaban.
Concluida la tarea, se preparaban los famosos “presentes” que llevaban los amigos o ayudantes. A otros, ausentes, se les hacía llegar.
Podría decir que entre lo comido y los “presentes” se perdía un chancho.
Pero no era pérdida, ya que quien carneaba, antes o después, retribuía de igual manera aunque los sabores eran diferentes; las familias andaluzas le ponían arroz a las morcillas y también eran españoles. Es como nuestra empanada, lleva distintos rellenos acorde a la provincia que se hace, incluyendo sus sabores.
Cuando se sacaban los jamones de la sal, era una lindeza observar ese techo lleno de embutidos, pancetas y jamones embadurnados con pimentón y pimienta, verlos colgando.
Algún año, el carneo se fraccionaba en dos veces, fines de mayo y julio, de esa manera teníamos embutidos frescos mayor tiempo.
Lomos, morcillas y chorizos, iban a latas de 20 litros que cubría de grasa hirviendo. Algunas latas eran de grasa pura, blanca como la nieve y era reservada para el amasado o para hacer mantecados u otras comidas, durante todo el año
De J. B. M.. AMIGOS DEL FORO:La vida fliar. Permite mantener siempre las tradiciones, de nuestros mayores. Un grande abrazo.
gus-hunting
Gran usuario
Gran usuario
Mensajes: 3436
Registrado: Sab Nov 08, 2008 6:35 pm
Ubicación: Capital Federal

Re: Una fiesta fliar. La carneada del verraco.

Mensaje por gus-hunting » Mié Feb 08, 2017 11:19 am

Muy buen relato,seria lindo si tuvieras algiunas fotos para ilustrarlo,mi imaginacion vuela con todo lo que contaste...

Abrazo
Nunca discutas con un idiota, te arrastrara a su nivel, y te ganara por experiencia.
Avatar de Usuario
TrUmAn
Gran usuario
Gran usuario
Mensajes: 3000
Registrado: Mar Dic 23, 2008 12:22 pm
Ubicación: Zona Oeste Buenos Aires

Re: Una fiesta fliar. La carneada del verraco.

Mensaje por TrUmAn » Mié Feb 08, 2017 11:31 am

Adhiero al pedido de Gus. Algunas fotitos? Se q es engorroso hoy en dia, pero como suman...yo me di por vencido
gus-hunting
Gran usuario
Gran usuario
Mensajes: 3436
Registrado: Sab Nov 08, 2008 6:35 pm
Ubicación: Capital Federal

Re: Una fiesta fliar. La carneada del verraco.

Mensaje por gus-hunting » Mié Feb 08, 2017 11:44 am

TrUmAn escribió:Adhiero al pedido de Gus. Algunas fotitos? Se q es engorroso hoy en dia, pero como suman...yo me di por vencido
COPIONNNNN..... (::C)
Nunca discutas con un idiota, te arrastrara a su nivel, y te ganara por experiencia.
Avatar de Usuario
alfredo1
Usuario Experto
Usuario Experto
Mensajes: 19940
Registrado: Lun Oct 13, 2008 1:04 pm
Ubicación: Chaco Salteño

Re: Una fiesta fliar. La carneada del verraco.

Mensaje por alfredo1 » Mar Nov 20, 2018 8:12 am

Muy buén relato,Hilario.Los que vivimos en el Campo e hicimos varias "Carneadas" cuando Mozos,nos llevó tu reminicencia a esas épocas,mas que no te olvidaste de ningún paso,salvo el de derretir el Chicharrón,que me tocaba a mi cuando era chico.Un abrazo
A la luz de un farol apagado,un ciego leía y un sordo escuchaba lo que un mudo le decia.
Sombra
Usuario
Usuario
Mensajes: 1243
Registrado: Dom Dic 19, 2010 5:29 am
Ubicación: Betera­, Valencia, España
Contactar:

Re: Una fiesta fliar. La carneada del verraco.

Mensaje por Sombra » Mar Nov 20, 2018 4:46 pm

Lo primero agradecerle el hilo, sr. Hidalgo y decirle que me ha llevado a recuerdos de mi niñez, solo que acá, en España, las fechas son distintas y algunos usos también.
La matanza se hace con los fríos, que aquí entran, por tradición, en San Martín, de ahí el refrán, aunque en realidad entrar entran cuando entran y yo he vivido matanzas tan tardías como en Navidad o incluso alguna ya pasado el Año Nuevo.
Sobre el refrán, les dejo esta cita de la wikipedia:
«A cada cerdo le llega su San Martín» es un refrán que alude a que cada cual recibirá en su momento la respuesta por los actos cometidos. Si alguien ha actuado incorrectamente, tarde o temprano le llegará el momento de pagar su culpa. San Martín es una festividad que se celebra el 11 de noviembre en honor de Martín de Tours, siendo una fecha muy señalada en muchos pueblos de la geografía española pues es cuando tiene lugar la matacía o matanza del cerdo. En muchas regiones la fecha es significativa porque es el día de referencia para el fin del año agrícola y el comienzo del nuevo año agrícola, día en el que se dan por finalizados los contratos de arriendos; por ello, la llegada de San Martín significa la finalización de un ciclo y el comienzo de otro, en el caso el sacrificio del cerdo de ese año, aunque no necesariamente coincide con esa época (el sacrificio se atrasa a la llegada de los aires fríos que ayudan a conservar la carne, ya hacia diciembre).

El mismo refrán, cambiando a veces cerdo por otros sinónimos como puerco, cochín, cochino o chancho, se usa en países latinoamericanos como México,​ Argentina, o Panamá. En Argentina se dan explicaciones alternativas al origen del refrán, por un lado teniendo en cuenta que Martín de Tours también es el santo patrón de Buenos Aires, por otro haciendo una posible alusión al general José de San Martín con la versión «A cada agosto le llega su San Martín».

En Hispanoamérica se utiliza «a cada marrano le llega su Nochebuena/diciembre».

En Francia se usa el mismo refrán: «à chaque porc vient la Saint Martin», mientras que tanto en español y francés como en alemán, inglés e italiano existen refranes con el mismo sentido, pero referidos a zorros y peleterías.


Sobre la matanza en si, para que vean las diferencias, el link a su pagina de la wikipedia:

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Matanza_del_cerdo

Toda ella de interés, entiendo, por aquello de comparar usos y costumbres y, quizás, descubrir nuevas posibilidades dignas de probar si se tiene la ocasión.
Especialmente interesantes los enlaces finales del articulo y, en concreto y al menos para mi, este:

http://www.laveratabarata.com/blog/rece ... y-chorizo/

Ya que la morcilla de calabaza la tenia catada pero jamás había dado con su receta.

Saludos
Hay que practicar para ser preciso y efectivo, luego, esperar la oportunidad
Efectividad y precisión dependen de ti, la oportunidad la brinda la pieza
Responder

Volver a “Relatos y experiencias”